PRODUCTOS

Desde sus comienzos , San Alfonso ha mantenido un estricto control de la fruta, desde su recolección en el campo hasta su entrega al cliente, produciendo, manipulando y comercializando productos propios de la empresa.

Hoy en día, las frutas de San Alfonso siguen siendo cultivadas en terrenos propios, lo que permite determinar su calidad desde el mismo origen, pudiendo planificar desde el campo toda la producción.

Esto, por otro lado, también permite proporcionar a los clientes fruta propia durante todos los meses del año: fruta fresca, abundante y de calidad.

La investigación, la selección natural y los gustos del consumidor han ido estableciendo la primacía de unas variedades sobre otras. Actualmente disponemos de frutos de cualidades (sabor, tamaño, ausencia de semillas, zumo, propiedades alimenticias) casi perfectas.